Media literacy: algo se mueve en Europa

Bruselas, Octubre 17 de Diciembre. Comité de expertos de la Comisión Europea sobre Media Literacy. Éxito de convocatoria. Sala llena. Traducción simultanea a cinco lenguas.  Más de cuarenta expertos de diversas instituciones y universidades: investigadores y profesores, representantes de distintas asociaciones (editores, televisiones públicas, anunciantes, fundaciones, etc.), varios departamentos de la comisión (educación, cultura, sociedad de la información), equipos de europarlamentarios, etc.

La expectación es grande. Se debate un proyecto de Comunicación al Parlamento Europeo sobre Media Literacy presentado por la eurodiputada Pets. Si el texto final prospera –se sabrá en Diciembre- se sientan las bases para un compromiso político ( y moral) de los Estados europeos con el desarrollo y promoción de la alfabetización mediática: obligación de seguimiento e impulso; necesidad de incluirla en los curricula académicos obligatorios; formación de profesores específica; atención a todos los tipos de ciudadanos y públicos… 

Los comentarios son elogiosos, en general,  para el proyecto. Se tiene la sensación de estar viviendo un momento de auténtica consolidación de la media literacy en Europa, tras muchos años llenos de voluntarismo pero, en el fondo, algo infructuosos. Es como si la necesidad de refundar el capitalismo -sobrevenida con la crisis finaciera, según Sarkozy, presidente de turno de la Unión- coincidiera simbólicamente con esta consolidación -¿por qué no refundación también?- de la media literacy en Europa. Refundación que ha de colocar al ciudadano en el centro del sistema mediático. Es cierto que queda mucho por hacer, pero tenemos todos la sensación de que se avanza. 

Síntoma de este avance es, sin duda, el que a Media Literacy se haya constituido en un área prioritaria de cooperación abierta –una nueva metodología, recién inaugurada– entre los estados y Comisión, precisamente a raíz de la adopción, por parte de Europa, de la carta de la Diversidad Cultural aprobada por la UNESCO. Este tipo de cooperación asegura que podrá haber, e ahora en adelante, estrategias concertadas entre los estados y la Comisión incluso en materias hasta ahora reservadas en exclusividad a los estados miembros. 

Otro síntoma, Vladimir Gai, en nombre de la UNESCO expresa su completa coincidencia con el proyecto de la Unión y manifiesta la conveniencia de que, en la medida de lo posible, la Comisión y la UNESCO trabajen en común. 

Se da a conocer que el concurso sobre el diseño de indicadores de Media Literacy en Europa ha sido adjudicado a un consorcio formado por EAVI, CLEMI, Universidad de Tempere, Universidad de Lovaina y Universidad Autónoma de Barcelona. Éste tema será una de las prioridades básicas de los próximos meses de actuación de la Comisión. 

Se abordan otros temas. Un premio de educación en medios creado por la Fundación holandesa EVENS. La televisión pública Sueca (UR) presenta sus proyectos de media Literacy. Andrew Burn, su proyecto de investigación a tres años vista, sobre alfabetización mediática en los jóvenes. Friederike Siller, FragFINN, un proyecto de orientación del uso de la WEB para los niños. 

El debate final versa sobre las estrategias clásicas de la media Literacy con argumentos que hunden sus raíces en antiguas cuestiones filosóficas. Se discute de la WEB. ¿Se debe crear para los niños un mundo ideal que los proteja del mundo mediático real? ¿No sería esto privarlos justamente de la experiencia qu, si la obtuvieran, les podría hacer hacer sobrevivir en la jungla mediática? O, en cambio, y no contradictoriamente, ¿es conveniete procurar a niños y padres, una isla de descanso en la WEB, a modo de una especie de parque tranquilo y protegido en esa ciudad excesivamente contaminada y arriesgada que es hoy la WEB abierta? ¿Protección o promoción? ¿Rousseau o Hobbes?

Después de preguntas y respuestas, polémicas y debate –Reia Batista, Kruksay, Balzagette y muchos más-, algunas cuestiones quedan claras. La educación requiere referentes claros, y buenos ejemplos. La educación en medios, también. La idea de la vulnerabilidad de los niños y, por tanto, del derecho a la protección están bien sentados en nuestra legislación internacional pero son conquista reciente, ¿por qué entonces abandonar esta idea precisamente porque el proteccionismo parece no estar de moda?. En cualquier caso, el estímulo hacia la autonomía personal y la necesidad de pensamiento crítico son determinantes para la media literacy. Protección y promoción no se contradicen, son, sólo, polos geográficos que enmarcan nuestras acciones. Desde esta perspectiva. Inevitablemente. Pero el debate continuará. Está vivo.

 


Varis, Balzagette, Bevort, Burn, Gray, R. Blake, Andriopoulu, Krucsay, Ricceri, Sjoberg, Lemmen, Aufenhager, Doherty, Reia Batista, von Felitzen, Futter, Celot, Paker, Biggam, entre otros. 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s