El libro de texto digital (I)

El futuro del libro impreso es incierto. La digitalización de los contenidos -operación a la que Internet está procediendo de un modo sistemático y tenaz-   es ya irreversible y supone una transformación radical en la forma tradicional de distribución del conocimiento que, durante, siglos ha sido hegemonizada por el formato libro. Por otra parte, las nuevas plataformas de lectura (esencialmente los e-books, pero también los ordenadores personales y los teléfonos móviles) están añadiendo contundencia al cambio. Y todo ello está llevando a una agitación sin precedentes en los procesos de creación, producción y comercialización de la industria editorial. Muestra de ello son las recientes conferencias internacionales, reuniones y debates que se están produciendo en todo el mundo. He aquí una pequeña muestra: O’Really tools of change for publishing companies, World digitalbook Conference. Todas ellas, se refieren al libro digital en general. Sin embargo, existen muchas dimensioens del problema que apenas empiezan a explorarse. Es así en el caso del libro de texto que representa, en la industria española, al menos un 25% de la facturación total.

En este contexto el Gabinete de Comunicación y Educación de la Universidad Autónoma de Barcelona organiza el próximo 12 de Abril una jornada de debate sobre el libro de texto digital. El tema está, sin duda, de actualidad no sólo porque nos encontramos a las puertas del día del Libro, sino porque la crisis económica ha precipitado un cambio tecnológico que parece  ya insoslayable en el sector editorial. Por otra parte, la buena acogida que está teniendo esta jornada -con cientos de personas ya inscritas- así lo acredita.

Los retos que sobre el libro en general y sobre el de texto en particular plantean la digitalización y la convergencia mediática se dejan sentir con mucha fuerza. Los frentes abiertos son diversos, pero -en esta primera entrega-  los resumiremos en tres apartados:

a) La transformación de los sistemas de soporte (lectura/escritura) y distribución del contenido-libro;

b) Las nuevas fuentes de recursos de aprendizaje;

c) Las iniciativas de sustitución “controlada” del libro impreso.

Dejaremos para otra entrega tratar del impacto económico y educativo de todas estas transformaciones.

NUEVA ECOLOGÍA COMUNICATIVA: LOS DISPOSITIVOS DE LECTURA E INTERACCIÓN EMERGENTES

Es un hecho que la ecología del sistema tecnológico y comunicativo de la educación -y de las escuelas- ha cambiado bruscamente –y sigue cambiando-: ordenadores y pizarras electrónicas se han incorporado a las prácticas diarias;  también los net-books. En un futuro no muy lejano, lo harán los nuevos teléfonos móviles; también los i-pod, y otros muchos soportes… Y todos ellos convergiendo en un sistema unificado que supone un serio desafio a las rutinas escolares.

De por sí, esta convergencia constituye el inquietante nuevo contexto del libro de texto convencional. Pero, en realidad, no sólo cambia el contexto, el reto es más fuerte: se trata de un intento de sustitución programada del libro impreso.

Los net-book –baratos, livianos y muy transportables- son los primeros competidores del texto impreso y los que pueden aspirar a sustituirlo. Pero, en un inmediato futuro, el I-pad o los dispositivos semejantes que, sin duda surgirán, van a optar por la sustitución del libro-papel… Y, en todo caso, siempre la plataforma Internet será el primer elmento de asedio… Esto va a suponer -está ya, de hecho, suponiendo-  un revulsivo serio para la educación.

En un segundo plano, parece que quedan los dispositivos de lectura basados en la tinta electrónica. En teoría, sin duda, suponen un serio competidor al libro impreso, pero sus limitaciones actuales -sin color y sin imagen animada- dificultan sus opciones de éxito. Claramente, en lo que se refiere a primaria y secundaria, no pueden competir con el colorido y atractivo de los libros impresos actuales. Sin embargo,  cuando se trata del texto universitario, las condiciones les son más favorables.  Sin embargo, el proceso no está cerrado y en este campo -dado el progreso de la tecnología- no hay que excluir sorpresas.

Por otro lado, lo que ha venido denominándose libro enriquecido –o sea, la combinación de libro impreso con dispositivos de audio y de vídeo -como ejemplo, de esta nueva oferta, cf. DynamicBooks, aún una promesa, pero, en todo caso, bien orientada- no debe descartarse como una línea de desarrollo futuro.  En esta línea también tendrá mucho que decir la combinación entre libro-impreso y holografía y realidad virtual, y lo que supondrían las nuevas mesas digitales… El futuro, por tanto, está muy abierto.

No es aventurado, en todo caso, imaginar que el libro digital del futuro -o, mejor dicho, su contenido digitalizado (como explica en su artículo Joana Costa) y enriquecido- va circular transversalmente en todos estos soportes con una versatilidad, flexibilidad usabilidad, condiciones de acceso e interoperabilidad completamente nuevas.

El desafío es, en este caso, tecnológico y eco-comunicativo. Se trata de diseñar nuevos sistemas, ineterfaces y contextos de aprendizaje utilizando la sinegia entre todas estas tecnologías multimedia.

LA EXPLOSIÓN DE CONTENIDOS: REPOSITORIOS DE RECURSOS MULTIMEDIA PARA EDUCACIÓN

Por otro lado, hay que reseñar la explosión de contenidos que se esta produciendo en el campo de la educación. En general, la existencia de la librería digital universal está en marcha, pero la de la educación no se está quedando rezagada. Este proceso tiene que ser cuidadosamente tenido en cuenta a la hora de re-pensar el libro de texto.

La WEB semántica y los nuevos desarrollos de los buscadores prometen hacernos accesibles a petición y ordenadamente los recursos que necesitemos en cada instante. En el campo de la educación, éste es un camino insoslayable. Se inició con la construcción de portales educativos -en Lationamérica, por ejemplo, RELPE agrupa a los más significativos, pero existen infinidad en el mundo que suministran estándares, índices y contenidos multimedia curriculares y servicios a estudiantes y profesorado. Se avanzó, posteriormente hacia la construcción de repositorios de contenidos -muchos de ellos abiertos totalmente y de uso público.

La puesta en marcha de este tipo de repositorios, sobre todo en el campo científico, uso está tremendamente extendido. El observatorio OSOR de la Unión Europea estudia sistemáticamente esta realidad.

En España tenemos ejemplos de estos portales –ITEAverroes, Edu361, etc. –, pero también de repositorios multimedia curriculares entre los que destaca, sin duda, AGREGA. Para el caso europeo, cf. European School.net y, sobre todo su proyecto ASPECT que está recogiendo las mejores experiencias y prácticas del sector.

Es cierto que ninguno de estos repositorios aspira a sustituir al libro de texto convencional, sino a complementarlo. Pero también es cierto que si su desarrollo se consolida, el profesorado va a exigir cada vez menos a los libros de texto porque el complemento le va a superar paulatinamente.

LA SUSTITUCIÓN DEL LIBRO DE TEXTO

El primer proyecto ambicioso que se conoce en este campo fue el llevado a cabo por el Instituto Latinoamericano de Comunicación Educativa en México: ENCICLOMEDIA. Hace un lustro, este Instituto impulsó un proyecto original de  Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y del Instituto Tecnológico Autónomo de Méjico -entre otros- para digitalizar los libros de texto impresos y acompañarlos de un amplio banco de recursos multimedia curricular. La experiencia que pronto se convirtió en proyecto de Estado -siendo Presidente Fox- topó, y aunque fue acompañado de una fuerte inversión en pizarras digitales, topó con las dificultades que representaban la escasa conectividad del Mexico y la escasez de dotaciones informáticas de los centros educativos y de los hogares. No obstante, la experiencia de enciclopedia es la primera del mundo a gran escala que se ha llevado a cabo de libros de texto digitales y es, sin duda, la más evaluada y estudiada.

Más recientemente, la crisis económica, el abaratamiento de los ordenadores y el creciente desarrollo de las TICs en las sociedades avanzadas han hecho emerger nuevas iniciativas. En el Estado de california, con Schawazernegger de gobernador, se anuncia una iniciativa de libro de texto digital con el objetivo de abaratar los costes escolares. Casi al mismo tiempo, la Generalitat de Catalunya lanza un programa de usos del libro digital durante el curso 2009-2010 que, en fase experimental todavía, parece que se generalizará durante los próximos años. De inmediato, las principales editoriales del país se han lanzado a la carrera a cubrir las nuevas demandas y, por tanto, re-pensar el libro convencional para convertirlo en el nuevo recurso educativo del futuro.

De esto se hablará en las Jornadas sobre el libro de texto digital y seguiremos haciéndolo nosotros en una próxima entrega.