KILÓMETRO 0.2

La Puerta del Sol, la Plaça de Catalunya, la Plaza de la Encarnación y cientos de plazas más en toda España han sido y son testigos de una protesta de jóvenes y no tan jóvenes que marcará, con toda probabilidad, un punto de inflexión en la política en España.

A estas alturas, cuando son miles los ciudadanos que se adhieren a esta rebelión horizontal contra la el estado de la cosa pública, uno advierte que algo va a ser distinto en el futuro. Un futuro que empieza cargado de paradojas y de inversiones singulares.

Ese simbólico kilómetro 0 de la Puerta del Sol –en el que convergen con toda su fuerza la radialidad de las carreteras españolas y del poder político- expresa ya hoy día paradójicamente lo contario que durante siglos ha estado significando, es decir, que el centro ya no cuenta, que lo que empieza a contar -en un sistema comunicativo basado en Internet- es la horizontalidad, la informalidad y la comunicación-red. Porque es en este estilo de comunicación en lo que se ha basado el poder de convocatoria de las protestas del 15 M.

Pero, esta Puerta del Sol –como la Plaza Tahrir en Egipto y tantas otras-, es también la expresión de que esa red comunicativa-virtual en las nubes que es Internet 2.0, se empieza a complementar necesariamente  -para ser operativa- con la espacialidad concreta de plazas y calles. Porque sin esa espacialidad física de las plazas y las calles, las comunicaciones 2.0 quedarían, sencillamente, en un ejercicio meramente informativo, es decir, serían irreales.

Tal vez, por eso la rebelión del 15 M marque que estamos pasando en comunicación y en política del Kilómetro 0 al Kilómetro 0.2. Es decir, que estamos viviendo una doble inversión: la inversión de la centralización radial del sistema político, y la inversión también de la virtualidad en las nubes que representa la web actual (2.0). Todo un cambio en profundidad del ámbito político.

Tras la rebelión del 15 M queda claro que la nueva política exige ya comunicación horizontal y descentralizada y, también, en el encuentro personal en plazas y calles. Dicho de otro modo, esta nueva política es la muestra de la doble exigencia: por un lado, que la circulación de la información se haga  horizontal y equitativamente –también, instantánea; a la vez, la exigencia del encuentro físico, emocional y real.

Pero, por encima de estas inversiones lo que realmente están haciendo los ciudadanos al reclamar una Democracia real ya, es la recuperación del auténtico sentido de la política que es, como expresaba hace tiempo Hanna Arendt: “la alegría y la satisfacción que nacen del hecho de estar en compañía de nuestros semejantes, de actuar en conjunto y de aparecer en público, de insertarnos en el mundo a través de la palabra y de la acción, y así adquirir y sostener nuestra identidad personal y empezar algo enteramente nuevo”.

Éste es el tipo de política que reclaman las protestas del 15 M: una política auténtica, basada en una verdad sentida y lejos de la vaciedad retórica de la politiquería institucionalizada. Todo un simbólico Kilómetro 0.2.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s